El Cuarteto de Nos desembarca con su Apocalipsis Zombi

 

Comandada por Roberto Musso con una gran trayectoria desde 1984 y con más de 15 álbumes editados, la banda uruguaya regresa a Mendoza para presentar su nueva placa de estudio llamada “Apocalipsis Zombi”. Así es que en el día de hoy; dos de sus integrantes de la banda, Roberto Musso (Vocalista) y Santiago Marrera (Tecladista) visitaron la provincia para adelantar su show y hablar sobre su nuevo material.

 

¿Por qué “Apocalipsis Zombi”?

Roberto: La canción que abre es disco se llama así y en parte es una metáfora de cómo estamos viviendo en la sociedad comparado con esa marcha zombi, una marcha que camina  errante, sin ideologías y sin sentido alguno; todo lo hace por contagio. Tanto a nosotros como a Cachorro López que fue el productor del disco, nos pareció un título también para el disco ya que engloba todas los personajes que tiene el disco: El innombrable, La bestia, el Gaucho Power, etc.

¿Cómo fue trabajar con Cachorro López como productor y no con Juan Campodónico?

Roberto: Con Juan, fue un tema de agenda ya que él estaba en su proyecto musical y con Bajofondo. Entonces, después de 10 años la idea de cambiar de productor fue mutua en conjunto con Juan, para renovar un poco lo musical y el estilo. Cachorro es “multigenero”, ha producido discos de muchos géneros y apenas lo contactamos no dudó en aceptar. Se armó un grupo divino y fuimos a grabar con él en Buenos Aires un mes y medio; y el disco refleja cierta frescura nueva.

 

 

 

¿Cuáles son las influencias musicales que tienen actualmente? ¿Qué escucha el Cuarteto hoy?

Santiago: Depende a quien del Cuarteto le preguntes (risas) Si hay una cosa en el grupo es que somos híper heterogéneos; somos distintos musicalmente. Desde los Beatles hasta Twenty One Pilots.

Roberto: ¡Hasta folclórico! En el disco hay una chacarera; tuve que ponerme a investigar la música folclórica de acá para saber cómo hacer un rap arriba de una chacarera (Risas). Muchas veces quizás con el paso del tiempo, quizás a ciertos artistas le preguntas y uno termina escuchando cuestiones no porque te gusten en sí algo, pero si la estructura de alguna canción; como la trabajan. Es bueno saber descubrir ciertos efectos que parecen ocultos.

Santiago: Una cosa es escuchar música como público la música que a vos te agrada y otra cosa es vincularte a las canciones sabiendo que vos vas a crear y como hay gente que innova, yo creo que la innovación en la música pop, está cada vez más lejos del rock pop pero si más cerca del pop mainstream y eso como músico no lo podes dejar de lado, somos muy abiertos y eso refleja lo que hacemos también. Nosotros nos aburrimos fácilmente y nos gusta que nuestras canciones evolucionen.

 

 

¿Existe Vladimir?

Roberto: Muchas de las canciones, tienen ese toque misterioso. Así como el hijo de Hernández o el balcón de Paul a veces tienen algo que ver, en este caso no. En este caso de la canción me gustó que el personaje tenga una música media folclórica y que tuviera un nombre de personaje que no tuviera nada que ver. Alguien que se llame Vladimir y que rapee sobre una chacarera es medio complicado, no sé si existirá (Risas).

Con respecto a tantos años de trayectoria, en cada disco y canción hay algo que se asocia a un sentimiento y/o de la vida cotidiana. ¿Cómo notan eso en cada canción?

Roberto: Es parte de estar en sintonía con lo social;  a mí siempre me ha gustado escribir desde mi edad biológica y mis sentimientos a la edad que tengo o conectarme con algo que me haya pasado. Pero no soy de ficcionar sobre emociones o sentimientos que no conozco o son ajenos. Eso pasa también que mucha gente se enganche tanto con una canción; salvo que me haya parecido a mi algo fuerte para escribirlo como concepto para otra persona con alguna situación similar y que la gente se identifique. Hoy hay mucho público adolescente que se sigue juntando frente a tipos que le triplican la edad y nos siguen encontrando cosas novedosas que les están cantando y nada tiene que ver con la misma generación.

¿Tiene que ver con los vacíos existenciales que tenemos en la adolescencia?

Santiago: Hay una homogeneización de los discursos que hace que como adolescente, los referentes sean aquellos que somos músicos. Frente a esta escena homogeneizada sobre el discurso tan literal siempre hablando del amor, a todos nos pasa que nos enamoramos, salimos a una discoteca, etc y es por eso que el Cuarteto plantea un camino alternativo en tratar temas que a veces se dejan de lado, entonces por eso la gente que escucha la banda y se siente identificada agarrándose mucho a ella; cuando sos adolescentes lo necesitas.

¿Cómo notan el rock actual y las bandas emergentes de los países que visitan de Latinoamérica? En una banda emergente que creen que le falta ¿Armonía, estética, composición?

Roberto: Yo creo que a nivel estético y de propuesta, está buenísimo. Solo falta crecimiento y público y lugares para tocar. Uno puede hacer la similitud con el cuarteto y en comparación a como están ciertas bandas, nosotros éramos muchísimo peor. Sin embargo, está pasando eso, falta un paso intermedio de difusión y lugar para tocar.

Santiago: A mí me parece que hay un nivel de producción y sonido tremendo, pero está más segmentado. En Uruguay somos tres millones y hay una escena de Hip Hop  súper fuerte y desarrollada pero el público que solo puede alcanzar a eso es de tres mil pibes al igual que el heavy metal. Lo que pienso que se necesita es una banda que generalice y tenga un proceso de identificación con el público y  no sea segmentado; como lo fue Calle 13 en un momento a nivel Latinoamericano.

Roberto: Nosotros lo vivimos cuando vamos a México por ejemplo, son millones de personas con un solo tipo de canción (Reggaetón, etc.) y allá nos tratan de una banda alternativa por tener letras totalmente distintas cuando en Uruguay no lo somos, en Uruguay somos más “Comerciales”.

 

 

Para ir cerrando… ¿El mundo está Zombificado?

Roberto: Yo creo que todos ya tenemos un pedazo de cerebro mordido (Risas). La idea del disco es justamente esa, empezamos con el Apocalipsis y terminamos con el “Rey del As” como canción más esperanzadora. Yo creo que la gente que estamos en la música, el querer hablar de estas cosas es para buscar una alternativa a que haya una solución para los que vienen…

Santiago: También para reflexionar de estos temas. Uno acepta ciertas dinámicas, la tecnificación de la sociedad y asimilamos como que las cosas son buenas porque sí. A veces esta bueno reflexionar, no sé hasta qué punto es bueno todo. Estar conectados y todo eso…

Roberto: Todo eso que planteamos, el poder de salir un poco de los estándares y ser original hace que la gente sea más libre. En este caso es musical, pero para salir de esta burbuja de reproducción en serie en la que todo granito de arena que se pueda poner afuera, esta buena. Mucha gente joven que va a vernos es porque proponemos otros estímulos con respecto a eso.

Santiago: Nosotros también escapamos a esa concepción mecanicista que parece que hacer música es pegarla, hacer música y ser un crack. La semana pasada fui a ver a Juana Molina y pensé “Que lindo envejecer y ser así, se puede envejecer y ser copado y hacer cosas buenas” Y a los pibes también los vez así, de ver a gente grande en el escenario y con tremenda energía y de sentirse esperanzados.

La verdad que es una energía que se siente y mucho, como espectador desde un escenario llega a uno ¿No?

Roberto: Tal cual y personalmente, hoy es el momento en la banda en la que me llega mucho la energía de la gente.

Santiago: Y también ser unos perdedores que nos fue bien en la vida (Risas). Se puede ser extraño en la vida y te vaya bien. No hay que ser de una manera, con estereotipos ya que eso es una dictadura estética que tiene un “precio”.

 

La ficha:

Presentación “Apocalipsis Zombi”

Viernes 25 de Agosto

Auditorio Ángel Bustelo

Entradas en venta en: Moicano, Maxi Mall, Tarjeta Nevada y www.tuentrada.com

 

 

Por Martín Cartellone 

Fotos Martín Cartellone

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar