Alejandra Sat: "Si sos un profesional correcto, primero está el medio ambiente y luego el turismo"

 

El oasis del sur, entre montañas y ríos, entre nieve y calores agobiantes. Así conviven en San Rafael los oriundos y una gran cantidad de turistas que llegan de todo el país, incluso del resto del mundo también.

Alejandra Sat nació en San Rafael y fue testigo desde chica del crecimiento del turismo en nuestras tierras. Actualmente es la presidente de la Asociación de Profesionales de Turismo, un grupo de personas que tienen la intención de poder crear el colegio profesional ya que junto con Neuquén y Buenos Aires, “somos las provincias que llevamos más de 50 años de formación universitaria en el tema” según nos cuenta ella.

“Yo soy sanrafaelina, nací acá. Estudié en el Colegio del Carmen. Mientras tanto hice la carrera de danza en forma simultánea siendo una de las primeras egresadas. Parte de mi vida la dediqué a la danza y luego me fui a Buenos Aires a terminar la carrera en el Teatro Colón especializándome en la Escuela Nacional de Danzas”

“Mi familia se ha dedicado al turismo, mi tío el “Negro” Sat fue uno de los fundadores de la actividad turística de San Rafeal, por eso me fui acercándome a esto” nos cuenta dejando en claro que siempre la familia tiene influencia en cada persona y más si son pioneros.  

Alejandra estudió para aprender y luego poder mejorar el turismo como actividad. Por otro lado, “tuvo la suerte” como expresó, de haber viajado por algunos lugares del mundo, viajes que sirven para entender a los diferentes turistas del mundo y sobre todo comprender ¿qué es lo que busca un turista?

"Viví en Estados Unidos. Concluí una etapa y me fui para allá, en donde me encontré con el turismo como actividad. Si bien seguí con la danza como un hobbie o pasión fue cambiando el tiempo que le podía dedicar. En New York estuve seis meses para estudiar inglés, viajando por todo el país casi 60 mil millas. Luego el sistema me obligó a volver para sacar la residencia universitaria tenía que tramitarla en Argentina. Cuando llegué acá, la familia tira y uno toma decisiones y me quedé.  Allá experimente mi condición de turista”

Una vez radicada en Argentina comenzó el proceso de profesionalización en el turismo durante años en donde todo cambiaba muy rápido, ciertos paradigmas se rompían y el estudio sin dudas ha sido una herramienta fundamental para el quiebre de lo habitual.

“Cambió una época, pasamos de los ´80 a los ´90 y hubo un resurgimiento de la danza y su proyección. Una nueva corriente que dejaba la disciplina clásica para romper con eso sin perder la técnica. Durante 20 años fui participe del proceso de Vendimia en San Rafael. La pasamos de un evento tradicional a un espectáculo, fue un proceso de 20 años.  Fuimos el grupo que le pusimos lo contemporáneo y la transgresión a ese espectáculo”

Durante estos cambios, algunos eventos puntuales son fundamentales en palabras de Alejandra. Entiende que el deporte fue uno de los factores más importantes para lograr tener el turismo que actualmente tiene nuestra zona. "Fui parte del proceso del Pentatuel, sin dimensionar hasta donde iba a llegar. Allá por los años 86, 87. Creo que San Rafael pudo instalarse como destino turístico, consiguió ser un destino. En esto hay dos grandes etapas, una la de Russo y luego los hermanos Félix han hecho la segunda etapa. A mi parecer a San Rafael debe abrazar con seriedad la actividad turística. Tenemos que poner en valor los recursos humanos formados en turismo que estén activos”.

Las montañas y sus aves de alto vuelo, los ríos fríos y cambiantes. San Rafael cuenta con diferentes lugares que cada uno de ellos guarda algún secreto. Diques y lagunas. Ante esta realidad la licenciada expresa “La actividad turística está condicionada por el territorio, por lo tanto estas condicionado por lo que tenés y por la distancia de donde están los turistas. San Rafael explotó por la oferta deportiva que produjo el Pentatuel, fue el deporte el que generó una corriente turística que ahora hay que mejorarlo. Creo que San Rafael es la ciudad que más oportunidades tiene en estos momentos. Debe pelearse por el nombre de San Rafael. Hay que seguir trabajando la marca, parece ser una marca pero aún le falta mucho. Creo que esta ciudad va competir mucho con Valle de Uco”

Durante la charla que duró unos treinta minutos, la licenciada en Turismo dejó oraciones que dicen mucho; “El 50% de la gente que estudió turismo, no trabaja en turismo”, “Hay que trabajar a 10, 15 años, acompañar las inversiones, no dejar que las hagan en cualquier lado porque vamos a empezar a tener grandes competencias”, “Sigue la actividad turística en manos de viejos dirigentes de la vieja escuela especuladora”.

La provincia de Mendoza tiene historia en lo que respecta a la formación turística a través de los libros y las prácticas. ¿Cuánto sirve esto para la actividad?

“En turismo tenemos los guías que son quienes están en contacto directo con el turista, el técnico que es el operativo, el que ejecuta y luego estamos los licenciados, de grado universitario. El problema es no reconocer que el guía es la persona estratégica del turismo, es el que habla con el turista, está en contacto con ellos, muestra Mendoza y estimula el consumo. Lo que no entienden algunos empresarios de la vieja escuela, es que un guía mal aprestado no va a vender una bodega, ni un paisaje. Ellos tienen que garantizar que vuelva el turista. Pero este personaje de todo el sistema, hoy en día es el más vulnerable, son quienes trabajan en negros. Es como si en salud no le damos bola a un enfermero”.

“Sigue la actividad turística en manos de viejos dirigentes de la vieja escuela especuladora, de quienes no desconocemos su acción de haber conquistado una realidad económica, pero deben dejar paso a las nuevas generaciones para que la actividad turística se realice desde otro lugar” cierra una idea muy interesante, ya que el trabajo en negro es una realidad intensa en la argentina y San Rafael no está ajena a esto.

“Si sos un profesional correcto, primero está el medio ambiente y luego el turismo, es una premisa de formación, por una cuestión lógica, hay que cuidar lo que nos da de comer. Si bien en el Valle Grande en principio se hizo bien esto, luego se perdieron los controles. Es un problema de voluntad política y compromiso empresarial cuando esto no sucede. Tenemos que entender que es una obligación la preservación del medio ambiente. No conservar el destino es ir en contra de nosotros mismos” la charla llegaba a su fin, y durante el mismo el primer principio de una actividad tan importante e interesante reflota. Cuidemos nuestro lugar, antes que cualquier otra cosa. Es el único que tenemos.

Por Martín Falcone

Fotos Ramiro Rivas

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar